http://www.20minutos.es/carta/634677/0/igualdad/salarial/hombres-mujeres/

 

El pasado 12 de febrero de 2009, el Parlamento Andaluz aprobó una declaración institucional promovida, desde el 2007, por la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres y presentada por la diputada Verónica Pérez Fernández, en la que se apoyaba la declaración del 22 de febrero como Día Internacional de la Igualdad Salarial entre Hombres y Mujeres. Con esta declaración, la primera en España, se hacían eco de la resolución aprobada el 3 de septiembre de 2008 en el Parlamento Europeo sobre la igualdad de mujeres y hombres que así lo pedía a estados miembros e instituciones comunitarias en su artículo 14.

Una mujer debe trabajar hasta el 22 de febrero para obtener los mismos ingresos que un hombre a 31 de diciembre Esta fecha no es una elección al azar ni banal. Los diferentes estudios estadísticos realizados nos muestran que una mujer debe trabajar hasta el 22 de febrero para obtener los mismos ingresos que un hombre a 31 de diciembre. Una desigualdad, una injusticia que no nos puede pasar desapercibida. Las mujeres europeas están mejor formadas que los hombres, pero su incorporación al mercado laboral está lastrada por una serie de estereotipos y dificultades que hacen que se encuentre en la mayoría de los casos en inferioridad de condiciones frente a sus compañeros varones. En las Jornadas “22 de febrero, Día por la Igualdad Salarial entre Mujeres y Hombres” que la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres celebró este 17 de febrero, quedó expuesto con claridad cómo esta desigualdad salarial va más allá de a igual trabajo, igual sueldo.

Esta desigualdad viene de la escasa presencia de las mujeres en los cuadros directivos de las empresas, de la necesidad de la corresponsabilidad en el reparto de las tareas del hogar y del cuidado de las personas dependientes, de unos convenios colectivos en el que se fijan categorías laborales sexualizadas y pluses que no corresponden con la realidad y la productividad de las mujeres.

Esta Plataforma quiere reivindicar el 22 de febrero como un día para la reflexión y para la justicia, porque es una cuestión de simple justicia que una persona reciba por su trabajo una remuneración acorde al mismo con independencia de su sexo. Asimismo, queremos animar a entidades, organizaciones e instituciones a que se sumen a esta declaración y a que revisen sus políticas retributivas con una adecuada perspectiva de género. En pleno siglo XXI una sociedad como la nuestra no se puede permitir que más de la mitad de su población se enfrente a una discriminación de esta naturaleza y está en manos de todas y todos cambiarlo.

CRISTINA RUBIO. 22.02.2010